Promociones en la cocina fácil

martes, 5 de diciembre de 2017


Cómo elegir un buen vino si eres principiante

Existen ciertos aspectos a considerar al momento de elegir el vino ideal, como la ocasión, el presupuesto, el sabor deseado, el plato a degustar y muchos más.

La elección de un vino puede ser una tarea complicada para aquellas personas que no tienen experiencia al tomar este tipo de decisiones. No obstante, aunque no seamos personas expertas a la hora de seleccionar un vino de buena calidad, debemos saber que cualquier individuo puede hacerlo si se informa adecuadamente.

Elegir un buen vino

La mayoría de personas no saben por dónde empezar en el momento de escoger el vino, si basarse en el año, en el tipo de uva, incluso si debe ser tinto o blanco. Sin embargo, la mejor forma de escoger un vino si eres novato, es aprender a desarrollar tus gustos por el vino y así poder tener tus propios criterios al momento de elegir.

Factores a considerar al momento de elegir un vino


Para hacer una buena elección debes tener en cuenta cuáles son tus gustos, para qué ocasión es, la etiqueta, color, olor, entre muchas otras cosas.. A continuación detallaremos cada uno de estos aspectos.

¿Qué gustos posees?

Para empezar, necesitas dedicar parte de tu tiempo a conocer el tipo o estilo de vino que te gusta, ya que de esa manera podrás escoger uno que se adecúe a tus gustos. Al existir tanta variedad de opciones, la recomendación es probarlos y diferenciarlos para hallar aquellos que sean de tu agrado.

¿Para qué ocasión?

Los vinos pueden variar también según la ocasión en la que se van a consumir, siendo éstos diferentes para compartir con tu pareja, amigos, familiares o socios. Además, también es importante saber si será consumido para comer algún alimento concreto, a una hora determinada y en un clima concreto.

¿Cuál es su precio?

A pesar de las creencias, un vino no es más rico por ser más caro y viceversa, por lo que si te gusta uno de menor precio, no tienes por qué elegir otro. Es preferible analizar distintas alternativas según los diferentes criterios y finalmente, según el presupuesto que hayas establecido para tu compra, elegir la opción que mejor se adecúe.

Por ejemplo, el vino la montesa es una alternativa económica pero de buen gusto, ideal para acompañar con carnes, guisos, legumbres y verduras.

La etiqueta es importante

Para entender más acerca del vino que vas a comprar, es indispensable saber leer la etiqueta que va incluida en la botella; ya que en ella encontrarás datos que te servirán para elegir el vino que estás buscando.

Entre la información disponible en la etiqueta podrás ser consciente de la variedad de la cosecha, región y tipo de vino que tienes en tus manos. Puedes saber si prefieres un vino de una región o una uva específica, o si es mejor una combinación o mezcla de uvas; al igual que el tiempo que tiene éste, si es añejo o es jóven y si prefieres un vino blanco o tinto.

¿Cuál es el color de vino?

Aunque este aspecto se adquiere con la experiencia, con sólo ver el color del vino y sus tonos es posible tener una idea de cuál es su estado. Siendo comúnmente los siguientes detalles según el tono:

Los vinos de color profundo suelen ser de mayor intensidad; mientras que los más frescos se caracterizan por su brillo. Al mismo tiempo, si el color es rojizo la condición es óptima. Por el contrario, si el color es más cercano al café o anaranjado, entonces se está poniendo malo. Por otro lado, los vinos blancos se caracterizan por tener un color oro, evitando también aquellos con tonos cercanos al marrón.

Grado de alcohol

Los vinos se caracterizan también por el grado de alcohol que poseen, ya que éstos presentan más o menos cuerpo en función del grado del mismo (en otras palabras, mientras más grados, mayor viscosidad). En caso de que el vino tenga un grado por debajo de 10,5%, significa que su cuerpo es ligero; mientras que entre 10,5% y 12,5% es cuerpo medio y finalmente, por encima de 12,5% es un vino con cuerpo.

¿Cuál es el olor del vino?

Si tienes un poco de idea de lo qué estamos hablando, habrás notado, ya sea en la vida real, televisión o internet, que aquellas personas que disfrutan del vino o son catadores profesionales utilizan el olfato antes de proceder beber. Esto es debido a que éste sentido es esencial a la hora de determinar la calidad de un vino.

Al oler un vino, podrás conocer los aromas que éste desprende. Además, también es posible determinar su calidad si éste muestra dichos aromas de una forma elegante o si por lo contrario, huele a puro alcohol. En definitiva, deberás desarrollar tu sentido del olfato.

¿Cuál es el sabor del vino?

Determinados aspectos como el color y el olor del vino, es momento de beberlo y determinar si su sabor es agradable y te gusta. Debes buscar un vino que sea equilibrado en cuanto sus características principales, es decir, el alcohol, acidez y tanicidad.

El alcohol será el que defina el cuerpo, la acidez es ideal para destacar sabores de comidas y la tanicidad es aquella que transmite esa sensación de aspereza y astringencia. Además, es necesario ser consciente de la textura que produce el vino en tu boca y el tiempo que los sabores permanecen en la misma una vez lo hayas tragado (a ésto se le conoce como longitud del vino).

¿Qué platos vas a consumir?

No es lo mismo elegir un vino para una cena que para disfrutar de unas tapas. El vino se debe elegir en función de los alimentos que vamos a consumir, siendo lo correcto que el cuerpo se adecúe a la grasa que contengan los mismos.

Por ejemplo, en el caso del pescado, éstos suelen acompañarse con vinos blancos ya que su grasa suele ser baja, pero si éste tuviese mayor grasa como por ejemplo el salmón, entonces sería mejor acompañarlos con un tinto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario